El señor de los monos

"El Señor de los Monos”
Una parábola china del siglo XIV por Liu-Ji,  plantea muy bien la comprensión del poder político:

En el estado feudal de Chu un anciano sobrevivía manteniendo monos a su servicio.  La gente de Chu lo llamaban “ju gong” (amo de monos).


Cada mañana, el anciano reunía a los monos en su patio, y ordenaba al más viejo a dirigir a los otros a las montañas para recoger frutos de los arbustos y árboles.  Era la regla que cada mono tenía que dar una décima de su colección al anciano.  Aquellos que no lo hicieran, recibían latigazos.  Todos los monos sufrían amargamente, pero ninguno se atrevía a quejarse.


Un día, un pequeño mono le preguntó a los otros: ¿Sembró el anciano todos los árboles frutales y los arbustos?”  Los otros respondieron: “No, crecieron en la naturaleza.”  El mono pequeño entonces preguntó: “¿No podemos tomar los frutos sin el permiso del anciano?”  Los otros respondieron: “Sí, todos podemos.”  El mono pequeño continuó: “Entonces, ¿por qué dependemos de el anciano?  ¿Por qué tenemos todos que servirlo?”
Antes de que el mono pequeño pudiera terminar su oración, todos los monos de pronto vieron la luz y despertaron. 


Esa misma noche, cuando el anciano se durmió, los monos derribaron las barricadas de la empalizada en la que estaban confinados y la destruyeron completamente.  También tomaron los frutos que el anciano tenía almacenados, los llevaron con ellos al bosque, y nunca regresaron.  El anciano murió de hambre.


Yu-li-zi dice, “Algunos hombres en el mundo gobiernan a sus pueblos mediante trucos y no por principios rectos.  ¿No se asemejan al amo de los monos?  No son conscientes de su estupidez.  Tan pronto como su gente vea la luz, sus trucos no les funcionarán.”



---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto