lunes, 17 de septiembre de 2012

Petróleo si, pero así no

Hace unas semanas me requirieron para que hiciera un artículo a favor del petróleo para una revista ecologista editada en Lanzarote. Les dejo mi reflexión.....

Petróleo si o petróleo no parece una cuestión sencilla de responder pero en realidad es una pregunta extremadamente compleja. La respuesta, como en tantas otras ocasiones, es “depende”. Depende de cómo se haga, depende del modelo de explotación, depende de para quién sean los beneficios y depende del uso que se le de a esos beneficios. En esta columna voy a exponer los requerimientos que a mi entender harían falta para poder decir si a la extracción de petróleo en Canarias.



Mi tesis fundamental es que los recursos naturales de un país son propiedad soberana de sus habitantes. No solo pertenecen a las generaciones actuales sino también a las generaciones futuras. Como dice el antiguo refrán indio, la Tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos.

Todo país con recursos naturales ha de responder a dos preguntas. La primera, como obtener el mayor valor posible por dichos recursos. La segunda es como usar esos ingresos para desarrollar el país. Para poder decir si al petróleo, deberemos contestar favorablemente a ambas preguntas. Cualquier sombra de duda, cualquier falta de transparencia, cualquier ambigüedad o cualquier cuestión dejada para “más adelante” debería resultar en un NO rotundo a las prospecciones y a las extracciones.

Bajo la ley de minas española - la más favorable del mundo a la compañía explotadora - Canarias obtendría el peor precio posible por dichos recursos. Lo que el gobierno español está proponiendo es que Canarias asuma el riesgo para que otros se lleven el beneficio. En otras palabras el expolio de nuestros recursos naturales que se repartirían Repsol, el Estado español y los políticos involucrados en otorgar unos permisos ilegales como ha explicado el abogado Javier Diaz-Reixa.

El argumento de “más adelante se pondrá un impuesto” es una burda falacia. Bajo la constitución española Repsol tendría unos derechos adquiridos y la retroactividad de la ley sería imposible de aplicar. Por tanto a Canarias no se le está proponiendo un desarrollo sino un expolio y no solo nos estarían robando a nosotros sino también a las generaciones futuras.

Areas prospectivas. Falta la información de la cuadrícula 2 que se omite por su cercanía con la mediana teórica con Marruecos y cercana al área donde se han producido varios hallazgos


Este gráfico esta lleno de engaños. Primero no se incluye el valor del gas. Segundo si el máximo es el  indicado entonces o mienten o la certeza de encontrar hidrocarburos es absoluta. Tercero, la burbuja "otros" corresponde a la zona 2 como hemos comentado en la anterior imagen. Vemos que la cantidad es muy significativa. Cuarto, según el gráfico, a cambio de 700 millones en impuestos y 3.800 millones en facturación nos robarían unos 200.000 millones. Dicho de otra forma el "reparto"propuesto es 98% para España y 2% para Canarias.
  
La segunda cuestión a resolver es que hacer con los ingresos provenientes del petróleo y como usarlos para desarrollar el país. Que yo sepa nadie se ha molestado en explicar este punto. Si no se tomaran las medidas adecuadas se caería muy fácilmente en lo que se denomina la maldición de los recursos naturales y lo más probable es que ese dinero termine llenando los bolsillos de políticos y oligarcas corruptos.

Además, si el proceso no se gestiona correctamente se generarían más desequilibrios económicos y sociales, como por ejemplos procesos inflacionistas que afectarían negativamente al resto de sectores de la economía. Canarias a día de hoy sigue formando parte del Estado español por lo que no puede ajustar ni los tipos de cambio ni los tipos de interés al carecer de una moneda propia. Esto hace todavía más complicado el manejo de la situación

La verdadera propuesta



Existen modelos que permiten resolver el problema de la maldición de los recursos naturales y convertirlos en una bendición. Quizás el modelo más famoso es el modelo noruego que consiste, entre otras medidas, en crear unos fondos de inversión públicos denominados fondos soberanos. Esta solución permite evitar les efectos negativos sobre la inflación al tiempo que impide que el político meta la mano en la caja o use el dinero de forma populista para ganar las próximas elecciones.

En España esto sería imposible. Por ejemplo, habría que definir la titularidad de los beneficios del fondo soberano, ¿solo para los canarios o para cualquier europeo que decida tener su residencia en Canarias?, o para todos los españoles tengan o no su residencia en Canarias porque somos así de fantásticos y generosos mientras sufrimos un 32% de paro y las mayores tasas de miseria de un Estado que bloquea nuestro desarrollo. Otro punto sería como se va a incrementar la gobernanza pública y como se va a solucionar los conflictos de interés que se producirán con el Estado español.

¿Creemos realmente que las instituciones canarias están preparadas para esto? ¿Creemos realmente que tenemos un sistema judicial que nos de garantías? ¿Sabes que tienes que hacer para acabar con la corrupción? Si la contestación a alguna de estas preguntas es no, o si tienes la más mínima duda, entonces mejor dejemos el petróleo donde está.

La única forma de decir si al petróleo seria que la mayor parte de los beneficios se quedasen en Canarias y que se favoreciera un desarrollo industrial en manos de canarios y unos fondos soberanos gestionados por Canarias para servir a los intereses canarios. ¿Cómo vas a generar un desarrollo industrial, comercial y financiero en Canarias si ni siquiera tienes la capacidad de agrupar el ahorro propio al carecer de entidades financieras?

Además se necesitaría responsabilidad y seriedad fiscal, meter los ingresos del petróleo en un fondo soberano del que el gobierno solo se pudieses gastar los intereses que generase las inversiones del fondo como en Noruega. Sería necesaria una autentica revolución en Canarias, es decir la completa transformación del tejido social de la sociedad isleña. Sería necesaria también una modificación de la naturaleza de las relaciones con la Unión Europea pasando de la integración como región ultraperiférica a la asociación como PTU (Países y Territorios de Ultramar) y un cambio del marco de relación con el Estado español.

La única forma de conseguir que el petróleo suponga un beneficio para Canarias y la oportunidad de solucionar nuestros desequilibrios económicos, sociales y ecológicos seria mediante una transformación social que desemboque en un proceso de descolonización e independencia. Desde la lógica económica la independencia es la única solución tal y como expuse en mi libro Canarias con Futuro hace ya dos años.

En resumen, petróleo si, pero así no.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto