jueves, 13 de septiembre de 2012

El presidente ilegítimo y los estudiantes

El Sr. Rivero fue elegido presidente sin haber ganado nunca unas elecciones, gracias a una ley electoral fraudulenta y a unos pactos postelectorales que, por segunda vez consecutiva, despreciaron la voluntad popular. El sistema electoral canario es fraudulento y sin legitimidad democrática. Es el sistema más restrictivo y el menos proporcional de toda la Unión Europa.

Un sistema que incumple incluso el artículo 21.3 de la Declaración de los Derechos Humanos respecto al sufragio universal e igual, pero que cuenta, como es lógico, con el respaldo y la aprobación de Madrid y del Tribunal Constitucional español.

Por si esto fuera poco, entre Madrid y las élites extractivas canarias lo han blindado - a través del articulo segundo de la Ley de Iniciativa Legislativa Popular aprobada mayoritariamente en el Parlamento de Canarias tanto por Coalición Canaria como por los partidos españoles - prohibiendo, a los ciudadanos canarios, llevar a la Cámara regional una proposición de ley de reforma del régimen electoral por iniciativa popular.

Es lógico. Un régimen altamente extractivo como el canario solo puede mantenerse secuestrando y negando los derechos políticos de gran parte de los ciudadanos.

El Sr. Rivero, elegido a través de ese sistema ilegitimo, inaguró el curso académico 2012 de la ULPGC. En la entrada se manifestaban unos estudiantes que recibieron un desalojo violento, por parte de la policía. Todo para que el presidente ilegitimo, del régimen ilegitimo, pudiera entrar con comodidad a inaugurar el curso en uno de los mayores pesebres extractivos de Canarias. Un acto que, una vez transcurrido, el propio presidente ilegitimo, del régimen ilegitimo, calificó como "magnifico" frente a los medios.



Posiblemente la culpa haya sido de los jóvenes, por no seguir los sabios consejos del presidente, del régimen ilegítimo, y emigrar, para que las élites extractivas, políticas y económicas, locales y foráneas,  puedan seguir extrayendo rentas cómodamente a costa de las oportunidades del resto de la sociedad.

Era de esperar. La estrategia básica de cualquier élite extractiva es oponerse al cambio, a cualquier cambio. Han sido sus mecanismos de captura de rentas los que han provocado la crisis y el estancamiento actual, y eso, claro está, no lo pueden decir. 

La educación y la innovación les interesan en la medida en que puedan crear chiringuitos extractivos, nada más. Como buenas élites extractivas que son , abominan de cualquier proceso innovador lo suficientemente amplio como para acabar creando nuevos núcleos de poder económico, social o político y no pueden tener otra estrategia de salida de la crisis distinta a la de esperar que escampe la tormenta y aconsejar la emigración de los jóvenes. 

Cualquier plan a largo plazo, para ser creíble, tiene que incluir el desmantelamiento de, al menos, parte de los mecanismos de captura de rentas de los que se benefician. Y eso, por supuesto, no se plantea.

La estrategia básica ha sido bloquear o incluso boicotear cualquier iniciativa de cambio político o económico, y de eso doy fe. A los hechos me remito. El bajo nivel de la educación y la innovación en Canarias no es casualidad, ni error, ni ignorancia, ni incompetencia. Es diseño.
 





---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto