La regeneración necesaria



Canarias sigue paralizada y sin rumbo. La razón la encontramos en la cita de un famoso economista; "la dificultad radica no en las nuevas ideas sino en desprenderse de las viejas, enraizadas en cada rincón de nuestras mentes”.

Para que las cosas sucedan hay que dejar que las fuerzas del mercado actúen. Empresas insolventes e incapaces tienen que ir a la quiebra y salir del sistema. Se tiene que formar nuevo capital, nuevos directivos han de sustituir a los antiguos y tienen que aparecer nuevas ideas que tomen el relevo. Capital fresco, directivos frescos e ideas frescas. Sin esto la recuperación económica es imposible. 

Lo mismo ha de ocurrir en el plano político cuando una sociedad se encuentra estancada y sin rumbo. Han de surgir nuevos líderes con nuevas ideas, así como nuevas organizaciones en el ámbito político como dentro de la sociedad civil. Si esto no sucede se produce el estancamiento económico, político y social. 



Sin regeneración se cierra el baile por mucho tiempo. En Japón llevan dos décadas perdidas. Dicho de otra forma, a día de hoy están donde estaban hace 24 años. Es el problema de no amputar la gangrena a tiempo,… la infección se extiende y la convalecencia se alarga.

De una recesión no se sale con políticas de austeridad, pero tampoco se sale tirando el dinero por el sumidero para mantener pesebres públicos o intentar reflotar una burbuja que acaba de estallar. De esa forma lo único que se consigue es agravar el problema. En realidad de una recesión se sale con “responsabilidad fiscal”, es decir, necesitas estimular la economía al mismo tiempo que dejas de despilfarrar el dinero.

En España los planes de estímulo y los recortes no han ido orientados a estimular la economía ni a acabar con el despilfarro sino a salvar a la oligarquía política y económica. No me refiero solo a cajas de ahorro o banqueros, sino a los múltiples pesebres de un sector público insostenible construido el calor de los ingresos fiscales extraordinarios proveniente de una megaburbuja inmobiliaria. Una megaburbuja que deja pequeña a la de Japón en los años 80 o a la de Estados Unidos. 

En azul oscuro la burbuja inmobiliaria española y en gris la burbuja inmobiliaria de Estados Unidos


En Canarias, el problema de fondo sigue siendo el mismo; una clase política de medianeros que se niega a perder sus privilegios ilegítimos dentro de un modelo insostenible. El enroque de la “élite” política y económica local ha llevado a que Paulino Rivero, en lugar de corregir el despilfarro y la corrupción de su administración, haya optado por subir todos los impuestos y todos los precios a los ciudadanos.

Esta política irresponsable, unido a los recortes de los PGE, generará aún más contracción. A final de este año estaremos, con toda seguridad, en los 400.000 parados y si las cosas no cambian llegar a los 500.000 es solo cuestión de un par de años. 

podemos seguir haciendo el lemming o cambiar
En la política canaria hay una suerte de ceguera parecida a cuando los niños se tapan los ojos y dicen:"noetoy" pero la solución de Canarias sigue siendo la misma de siempre. La solución pasa por un cambio nacional, un cambio social y un cambio generacional. Es necesario un cambio nacional para poder corregir los desequilibrios estructurales. Pero la independencia, por sí sola, no solucionará nada si no se implementa también un cambio social.

Una sociedad que pierde su mejor capital humano por el inmovilismo está condenada al fracaso. Una sociedad con diferencias sociales suicidas, también está abocada al fracaso. Además también es necesario un cambio generacional, es decir un cambio de mentalidad y de la forma de hacer las cosas.

Las empresas canarias han de cambiar su forma de invertir, de financiarse y de gestionarse para adaptarse a los mercados globales. Esto hace absolutamente necesario un cambio generacional y un cambio social. Pero sin un cambio nacional, el cambio generacional, por sí solo, será ineficaz y el cambio social nunca podrá darse.

Solo acometiendo las tres reformas a la vez podremos corregirlos los desequilibrios de nuestra sociedad y generar un futuro de esperanza. La negativa a cambiar tiene como alternativa medio millón de parados, estallido social y hundimiento de la industria turística al igual que ocurrió en el norte de África el año pasado.

Cuando se siembran miserias se cosechan revoluciones.



---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto