viernes, 23 de marzo de 2012

El intento de despolitizar el conflicto del petroleo


Durante la ultima semana hemos visto un fuerte y claro intento de despolitizar el conflicto del petróleo y convertirlo en una reivindicación puramente ecologista. 

Por encima de cualquier otra consideración este es un conflicto político  y argumentar lo contrario con argumentos simplistas es tratar de mantener a este pueblo en la adolescencia con argumentos emocionales en lugar de permitirle alcanzar la madurez politica, social y económica.

Por encima de si petróleo si o petróleo no existe una cuestión de muchisimo mas calado y es el hecho de que los recursos naturales de un pais son propiedad soberana de sus habitantes y pertenecen no solo a las generaciones actuales sino también a las futuras.

Los recursos naturales, incluida la biodiversidad, son de Canarias y corresponde a Canarias el decidir que hacer con ellos. Corresponde a Canarias decidir que modelo de desarrollo económico y social quiere y no las imposiciones de una metrópolis a 2.000 kilómetros de distancia.

El argumento puramente ecologista obvia algo que es fundamental y es el hecho de que el gobierno español quiere explotar "de facto" algo que no es suyo. La única entidad que tiene un derecho por naturaleza sobre la titularidad de ese espacio es Canarias, como así lo reconoce Marruecos. Canarias tiene una opción de soberanía sobre esas aguas y para ejercitarla habrá de convertirse en estado independiente u obtener el estatus de plena autonomía interna,. y en ambos casos las aguas y los recursos serán canarias y no españolas (por mucho que se decida seguir incorporados al Reino de España como plena autonomía interna si fuese el caso).

Muchos de los que están a favor de las prospecciones cambiarían de opinión si se les explicase la realidad del modelo que quiere imponer el estado español. España trata de quedarse con un recurso que no es suyo expoliando como expoliaron en su día el oro de los Incas. Cualquier otra interpretación del modelo de explotación propuesto por Repsol y el  Ministerio de Industria es faltar a la verdad.

Pero ante estas verdades incuestionables, durante la última semana hemos sufrido una ofensiva para despolitizar el conflicto, una despolitización que solo beneficia a quienes están a favor de las prospecciones y a los intereses del estado español. En el pasado no se ha conseguido frenar ni el Puerto de Granadilla, ni la ley de costas, ni hoteles ilegales, ni muchos otros proyectos cuyos intereses económicos son insignificantes en comparación con los intereses económicos, militares y geoestrategicos de este nuevo conflicto con el estado español.

Ese intento de despolitización ha resultado en que no ha habido rueda de prensa para la manifestación de la plataforma en Gran Canaria o la negativa de determinados grupos a apoyar la manifestación de la Laguna en Tenerife a las 17:00 horas en la plaza del ayuntamiento, dividiendo la convocatoria en dicha isla.

Los independentistas sabemos que 10 independentistas son mas peligrosos para el sistema que 1.000 ecologistas y que el aparato del estado actúa en consecuencia.