jueves, 11 de junio de 2009

La industrialización Canaria


Te han contado que en Canarias no puede haber industria, te han mentido.
Por ejemplo, el 80% del coste de producción de aluminio es la energía que consume el proceso, el resto es la amortización del capital y el coste de la materia prima. Al ser actividades con baja intensidad de mano de obra, el coste de esta no es muy relevante.
En los productos químicos derivados del Gas Natural, es decir de la química básica e intermedia, el 80% del coste del producto es el coste de la materia prima, el resto es principalmente la energía y la amortización del capital. Esta actividad es también de baja intensidad de mano de obra.
En la purificación de los silicatos para su transformación en silicio el 80-90% del coste es la energía necesaria. La purificación del silicio para hacer por ejemplo paneles solares, es una actividad de alto valor añadido.
Vemos por tanto que determinadas industrias pueden ser intensivas en capital, energía o tecnología y que por tanto el principal factor competitivo es el coste de la materia prima, el coste de la energía o el coste financiero. El coste de la mano de obra es muy pequeño en comparación con el producto final y son mucho mas importante las economías de escala alcanzadas por incrementar el volumen de producción, es decir el tamaño de la planta.
Al estar canarias cerca de los yacimientos de gas y petróleo, no solo de la propia Canarias sino de los de Marruecos, Mauritania, Senegal, Gambia o el Sahara, el coste de transporte de ese gas y petróleo siempre será menor que el coste de transporte a Europa. Es decir es más barato, y por tanto el precio final de la energía debe ser menor, mandar el gas unos 50 a 100 kilómetros hasta Canarias que transportarlo miles de kilómetros hasta Europa.
Por que no se monta la planta entonces en Mauritania o el Sahara, la respuesta esta en el coste de capital. Estos países no tienen la seguridad jurídica que tiene Canarias y por tanto el coste de financiarlos es mayor y la estructura de financiación es también menos apalancada. Para entender el concepto pongamos si una industria, en condiciones normales puede ser financiada con deuda en un 70-80% y el coste de dicha deuda podrá ser Euribor mas 100 puntos básicos. Esa misma industria en el Sahara o Mauritania podrá ser financiado quizás a un 50-60% con deuda, y el coste de dicha deuda podrá se Euribor mas 300-400 puntos básicos.
Podrás alegar que existen ahorros al montar la fabrica en el Sahara, porque pagar a un peón alli no cuesta lo mismo que en Canarias. Ese es un análisis equivocado ya que el coste de montar una fábrica es principalmente la tecnología y la ingeniería. Además montar una industria necesita de infraestructura auxiliar, que en el caso de Canarias ya existe en su mayor parte. Por tanto los costes financieros y las economias de escala son muchisimo mas importantes que el coste de la mano de obra.
La siguiente duda puede ser, ¿existe en Canarias la suficiente materia prima para soportar una industria?. La respuesta es si. Según los datos aportados por Repsol en Canarias hay materia prima para unos 20 años, además la creación de un sector químico, por ejemplo, no consumiría mas del 20-30% de la producción canaria de gas. Supongamos que lo hacemos faraónico, ¿que podría suponer, un 50-60% de la producción anual de gas Canario?
La siguiente pregunta lógica es , ¿y que pasa cuando se acabe el gas y petróleo canarios?. En los próximos 10-20 años ya tendrás amortizadas las infraestructuras y las plantas, con lo que pasara de ser un negocio de costes totales (costes variables mas amortización) a un negocio de costes variables. Al existir mas depósitos en nuestra área geográfica (Marruecos, Mauritania, Sahara) y como el coste de transporte de esas materias a Canarias es inferior a su transporte a otros mercados todavía podemos tener la materia prima y la energía a un coste competitivo.
La siguiente pregunta es ¿Y los mercados de destino para nuestra producción?, algunos los tenemos al lado, por ejemplo África es un mercado para los fertilizantes (agricultura) y los explosivos (industria minera), otros podemos exportarlos a Sudamérica o Norteamérica. Si actualmente se están exportando productos químicos desde Ucrania en el Mar Negro hasta Sudamérica, el transporte será mucho más barato desde Canarias, y con altos precios del petróleo el coste de transporte es un factor determinante.
El resto de los productos a Europa y otros mercados, siempre será mas barato mandar producto final en un barco contenedor que gas natural liquado en un barco especializado.
La industria química y petroquímica es la mayor industria de Estados Unidos, y no se la han llevado a México por las razones aquí explicadas, entre otras. La industria química, se divide en básica, intermedia y final, y en cada una de las fases existen varios pasos o varias transformaciones de la materia prima. Cada paso o transformación añade valor y determinadas transformaciones dentro de la cadena de valor son capaces de incrementar este hasta en 10 veces el valor final del output.
Hemos dicho que la industria química y petroquímica no crea muchos puestos de trabajo directo porque no es intensiva en mano de obra, lo cual es cierto, pero si crea muchísimos puestos de trabajo indirectos. Además estos puestos de trabajo indirectos como construcción, mantenimiento, catering, buceadores, ligados a la electricidad, el agua o los residuos, proveedores industriales, etc… pero además otros puestos de trabajo de gran valor añadido, como distribuidores, armadores, administrativos, abogados, notarios, ingenieros, investigación y desarrollo, financieros, diseño, farmacéutico, biotecnológico, etc….
Te han dicho que Marruecos es nuestro enemigo y nuestra competencia, te han mentido. Existe suficiente materia prima para que podamos desarrollarnos ambos, ayudándonos mutuamente. Por ejemplo determinadas actividades- que por su bajo valor añadido, mayor coste medioambiental o mayor intensidad de mano de obra no nos sean rentables en Canarias- pueden ser establecidas perfectamente en Marruecos, por ejemplo cerámica, cemento, ciertas partes de la cadena de la industria química, etc… La comercialización de dichos productos marroquíes , o ciertas fases del proceso de fabricación que requieran de mano de obra especializada –I+D, diseño, etc… - o el transporte marítimo de sus productos, podemos hacerla nosotros o conjuntamente con ellos. El desarrollo de Marruecos también nos beneficia ya que crea un mercado potencial para nuestros productos. Canarias y Marruecos tienen PIB parecidos, somos socios naturales y nos podemos beneficiar mutuamente para nuestro desarrollo. Las leyes pueden fracasar, pero los incentivos bien puestos funcionan.
La importancia de desarrollar la industrialización de Canarias no reside solo en el sector industrial, sino en el desarrollo comercial, financiero y de transporte que este trae aparejado, servicios que por otro lado pueden ser exportables a otros países de nuestro entorno.
Cuando se descubren recursos naturales en países pobres y faltos de capital, estos se tienen que conformar con la venta de sus recursos naturales a países ricos. Cuando se produce ese descubrimiento en países desarrollados, se aprovecha para crear una industria, servicios y un sector financiero nacional. Si Canarias deja escapar esta oportunidad seria el único país desarrollado en la historia que lo hiciera.
Que obstáculos encontramos para desarrollar esto, principalmente dos, que somos islas con un medioambiente frágil y un territorio limitado, lo cual necesita de una cuidadosa planificación a fin de minimizar el impacto ambiental y maximizar la eficiencia en el uso de los recursos. El segundo obstáculo es la naturaleza de nuestras relaciones con España y con la UE, la libre circulación de capitales y personas hace imposible una planificación cuidadosa o la protección inicial necesaria para poder desarrollar empresas propias que puedan competir.
Aparte de esto nuestra pertenencia a España, en la que solo somos el 4,5% de la población, nos deja expuesto a intereses foráneos. Medidas tales como encarecer las tasas portuarias, no darnos emisiones de CO2, medidas fiscales o administrativas u otras muchas medidas que puede tomar España para desviar el desarrollo a otras regiones y otros intereses con la materia prima canaria, aconsejan modificar la naturaleza de nuestra relación con España.
Si dejamos que esas materias primas se marchen para alimentar la industria catalana o cualquier otra, y las actividades de transporte, comercializacion y financiacion se queden en manos foraneas o se las lleven a otra parte, abremos hecho el ridiculo y el "indigena". Canarias no debe tener prisa en explotar sus recursos, pero debe prepararse para hacerlo, y nuestra propuesta de desarrollo de un grupo financiero propio es una piedra angular para ello.