Bretton Woods o Plaza Accords

La temporada de publicación de resultados empresariales llega a su fin, pero esta semana la tenemos cargada de datos macroeconómicos. En Estados Unidos, el FOMC se reúne el martes y miércoles, el jueves datos de empleo y de PIB en el viernes tenemos el NAPAM y la confianza del consumidor. En Europa tenemos datos de confianza del consumidor y empleo. Y en Japón datos de inflación, producción industrial y reunión del BOJ. Por tanto hemos de esperar una cierta volatilidad. Pero quizás la cita mas importante de todas es el meeting del G20 programado para el próximo 15 de Noviembre, lo que algunos han dado en llamar el nuevo Bretton Woods.

Karl Popper habla del concepto de sociedad abierta versus sociedad cerrada. Las sociedades cerradas, como el nazismo, el comunismo o las sociedades teocráticas, se basan en el Dogma. Dicho Dogma puede parecer cierto y razonable, e incluso puede parecer apropiado para una situación concreta en el tiempo, pero lo que no consigue dicho dogma es adaptarse al devenir del tiempo y al cambio en las sociedades. Al ampliarse el gap entre el dogma y la realidad, las sociedades se vuelven más y más represivas a fin de conservar el status quo.

Esta no es la primera crisis financiera a la que se enfrenta el capitalismo, ni tampoco será la última. Al igual que las sociedades abiertas, el capitalismo ha sobrevivido por que se ha sabido reinventar y porque cuanto más flexible es una economía más rápidamente se puede recuperar y adaptar a las nuevas circunstancias. Los neo keynesianos se están apresurando a dar por muerto al capitalismo, al liberalismo, al monetarismo y a pedir una mayor regulación y políticas de incremento del gasto público y un mayor papel del Estado en la Economía.

Actualmente la demagogia proteccionista y neo keynesiana se escucha por todos lados. El ejemplo más claro de políticas neo keynesianas la tenemos en España, donde el gobierno socialista ha dado el plan de rescate más generoso a la banca de todo el OCDE. Es simplemente ineficiente y escandaloso. Al incrementarse el peso del Estado, se incrementa la corrupción, el tráfico de influencias, el amiguismo y el enchufismo al tiempo que se reduce la competencia, algo de lo que ya se han encargado en los ultimos años la CNMV y la CNE.

El economista de la Escuela de Chicago y Premio Nobel Joseph Stigler desarrollo la Teoría Económica de la Regulación que dice que grupos de interés y participantes políticos usaran el poder coercitivo y regulatorio del gobierno para modificar y aprobar leyes y regulaciones de forma que estas les sean beneficiosas. Esa es la razón por la que incluso los banqueros apoyan actualmente a políticos como Obama, saben que cambiando las reglas del juego pueden mantener su preeminencia y acabar con la molesta competencia de otras empresas y de la clase media. Es decir un socialismo de ricos.

El también profesor y premio Nobel Joseph Stiglitz (no confundir con Stigler) abogaba recientemente por una subida de impuestos neo keynesiana a las clases altas, en una conferencia del Woman Economic Forum. El profesor Stiglitz ponía como ejemplo a los países Escandinavos y a la Europa Central de Austria y Alemania, como países en donde los altos impuestos no estaban reñidos con la iniciativa y la innovación.

Esto es simplemente una verdad a medias, primero los países escandinavos hace tiempo que abandonaron el Estado del Bienestar modelo Sueco y la innovación tanto alemana como sueca es principalmente debida a los grandes institutos semipúblicos de I+D como Fraunhofer-Gesellschaft, Steinbeis Stiftung o Mark Planck Institute.

En Estados Unidos la innovación la realiza un profesor de universidad o un inventor o un técnico, esa persona va a Silicón Valley y obtiene capital riesgo con el que fundar su empresa. Una vez que su empresa crece acude a la bolsa para adquirir más fondos. Esa nueva empresa con un producto más eficiente o más innovador arrebata cuota de mercado a empresas más grandes y establecidas.

En Europa en cambio una gran empresa, por ejemplo Siemens, acude a uno de estos institutos para buscar una solución técnica a un problema, les pide el desarrollo de un producto, si ese producto es satisfactorio a) lanza una nueva subsidiaria para explotarlo, o b) lo patenta y lo guarda en un cajón para poder seguir vendiendo su modelo más anticuado y menos eficiente pero cuya inversión ya ha sido amortizada con lo que sus márgenes son mayores. A los inventores en Europa, excepción hecha de los suizos, normalmente no les queda más remedio que vender su invento a una gran empresa para que esta la guarde en el cajón sacándola del mercado. Ademas el exceso regulatorio Europeo difculta la competencia y crea barreras protecionistas

La razón por la que Europa y Japón han perdido peso económico en los últimos años se debe a razones estructurales y a la limitación de la competencia en dichos mercados, mientras que el éxito de USA se debe a que existe una competencia mucho mayor que en Europa, lo que lleva a una mayor innovación y a beneficiarse de la globalización.

A los neo keynesianos les convendría leer Liar´s Poker, novela autobiográfica de Michael Lewis que enseña cómo funciona realmente el mundo de trading y venta de bonos en un banco de inversión. Salomon Brothers se enriqueció en la década de los 80 al desarrollar el mercado de bonos hipotecarios, para después quebrar cuando estallo la burbuja inmobiliaria y de bonos basura. El arbitraje regulatorio y el arbitraje de impuestos son las únicas formas de arbitraje que persisten en el tiempo porque se basan en leyes existentes y mientras exista la ley persiste el arbitraje, pon mucha mas regulacion y crearas mas oportunidades de arbitrarla.

En un mundo globalizado es tremendamente fácil bordear regulaciones, por tanto la efectividad de incrementar el marco regulatorio es limitada. Lo realmente efectivo es estructurar los incentivos de forma adecuada.

¿Han sido realmente los bancos de inversión los únicos culpables de esta crisis? ¿y los hedge funds de que han sido culpables? Es que acaso las políticas de acceso a la primera vivienda y otras legislaciones promovidas por el Senado de USA no influyeron en la expansión brutal del crédito y el desarrollo de la subprime. O es que en España la política del gobierno y de los ayuntamientos no propiciaron la burbuja inmobiliaria y la concentración de las cajas en créditos hipotecarios.

Hace poco un amigo mi piloto me explico algo que yo desconocía. En un accidente aéreo siempre se tiende a culpar al piloto o a un fallo humano, bien sea del piloto, el controlador, de los técnicos o de Papa Noel. Lo lógica reside en que si hay un fallo humano se elimina la responsabilidad subsidiaria del Estado en el accidente.

De igual forma se está cargando la tinta sobre los hedge funds y los bancos de inversion, como si estos fuesen los culpables de los males de la economía real, de la falta de competitividad o de las malas políticas de los gobiernos. De hecho los hedge funds y el mundo financiero en general actúan como contrapeso del poder político, castigando financieramente políticas económicas erróneas, de igual forma que castiga a compañías mal gestionadas, evitando que políticas erróneas o populistas se perpetúen. Mientras que el Estado puede controlar la libertad de prensa de una forma más o menos sutil, ningún Estado puede controlar al mercado financiero global.

Se necesita un ajuste, sin lugar a dudas, se necesita revisar la legislación, evidentemente, pero sobre todo para aquellos grandes jugadores como los grandes bancos mundiales cuya caída puede representar un riesgo al sistema. Uno de los probelmas es que determinados bancos han crecido tanto que suponen un peligro para el sistema. Significa esto también poner más trabas y mas legislación a pequeñas empresas financieras, hedge funds y fondos de capital riesgo, en absoluto ya que hay que seguir fomentando la innovación y la competencia.

Mucha gente está comparando la crisis actual con la crisis de los años 30. Tal y como observaba hace poco el premio Nobel Robert Mundell, en los años 30 se colapsaron, los precios, el comercio internacional y el empleo. Y estos tres colapsos estuvieron asociados a tres fallos en política económica, o dicho en palabras del profesor Mundell, a tres estupideces.

La primera estupidez fue la vuelta al patrón Oro en Europa entre 1925 y 1928, a un tipo que infravaloraba el precio del oro, creando una deflación que se vio acentuada en los años 30 por la ineficiencia de la Fed en manejar la oferta monetaria, lo que incremento las presiones deflacionistas. (Actualmente la infravaloración del Yuan, ha creado una deflación mundial)

La segunda estupidez fue el incremento de los tipos impositivos en Junio de 1932 cuando el tipo máximo del impuesto sobre la renta (para las rentas altas) se elevo del 25 al 63% y además se introdujo por primera vez el impuesto sobre sociedades a un tipo del 13,75%. (Los Keynesianos estan llamando a un impuesto a las rentas altas)

La tercera estupidez fue la imposición en Estados Unidos de tarifas aduaneras a través de la Smoot-Hawley Tariff Act del 17 de Junio de 1930, esta ley colapso el comercio internacional. (Los democratas en USA estan llamando a ciertas medidas protecionistas)

Todo esto se hizo en medio de la depresión, es decir se avivaron políticas deflacionistas, se restringió el comercio internacional y se tomo una política fiscal de incremento de impuestos para compensar el incremento del gasto público y las transferencias de renta, lo cual redujo la inversión privada por parte de los únicos grupos con capacidad económica para hacerlo. (Actualmente se estan escuchando voces protecionistas)

Al haber abandonado el patrón oro, los bancos centrales en teoría pueden imprimir tanta cantidad de dinero como sea necesaria, y los gobiernos de este mundo no tienen otra opción sino la de imprimir ingentes cantidades de dinero.


Por lo tanto desde mi punto de vista la próxima reunión del G20 no será un nuevo Bretton Woods, una posible vuelta al patrón oro o la creación de una moneda global. Sino algo mucho mas parecido a los acuerdos del Hotel Plaza en Nueva York del 22 de Septiembre de 1985.

En los acuerdos del Hotel Plaza Francia, Alemania, Japón, USA y el Reino Unido acordaron intervenir de forma conjunta el mercado de divisas para depreciar el dólar con relación al Yen y al Marco Alemán. El valor del dólar con respecto al Yen se deprecio en un 50% en los dos años siguientes y una depreciacion similar frente al Marco Alemán.


La devaluación coordinada del dólar en 1985 tenia un doble objetivo, primero reducir el déficit por cuenta corriente que había alcanzado el 3,5% del PIB, y segundo el ayudar a una recuperación de la economía Americana que había entrado en recesión. La FED, bajo la presidencia de Paul Volker, había sobrevalorado el dólar y había hecho que la industria Americana no fuese competitiva. La devaluación del Dólar hizo que las exportaciones americanas fuesen mas baratas. Los acuerdos del Plaza tuvieron éxito en reducir el déficit exterior con Europa, pero falló en reducir el déficit exterior con Japón ya que este ultimo mantuvo restricciones estructurales a las importaciones.

Los efectos recesivos de la revalorización del Yen en Japón llevaron al estallido de la burbuja japonesa de finales de los 80.

De igual forma podríamos estar ante una depreciación coordinada del Dólar, y quizás también al Euro, con respecto al Yuan y al Yen en un futuro próximo, lo que arrastraría al resto de monedas asiáticas, o incluso el acuerdo de Bancos Centrales de transferir reservas en Dólares a reservas en Euros a fin de corregir desequilibrios de balanzas de pagos. Podríamos ver también alguna declaración de intenciones para reformar, o dotar de nuevas atribuciones, a instituciones multinacionales tales como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional o incluso la creación de una nueva entidad supervisora o regulatoria mundial.

Bretton Woods II, no lo se, a mi me huele mas al Plaza.